miércoles, 7 de mayo de 2014

DE VIAJE GEROASISTENCIAL POR ZURICH

 Estoy pasando unos días muy interesantes en el viaje geroasistencial a Suiza y Austria que, ya es el octavo, promovido por el portal de las residencias de mayores, Inforesidencias.com.

Hoy ha sido el primer día de visitas a residencias y, después de ser recibidos en una pública en la que se ofrecen varios servicios, Pfegenzentrum Mattendorf, hemos ido, primero a una de “súper lujo” en la que nos han explicado que una persona que quiera ir allí debería pensar en gastar unos 200.000 Francos suizos al año (165.000 Euros) y después a la residenciaSonweid, especializada en personas con demencia  .

Entada a la residencia de Sonnweid
Creo que todos los asistentes al viaje les ha encantado un centro en el que conviven personas con demencia en el que todo esta abierto.  Eso quiere decir que los residentes circulan por unos espacios diseñados para que puedan deambular a sus anchas subiendo y bajando por rampas (no escaleras) que comunican los diferentes pisos del edificio y los amplios jardines.



Nos han llevado a visitar las diferentes unidades de convivencia,  unidades de día y de noche de atención a personas con demencia  para dar un respiro a las familias y nos han explicado lo que se llaman “Oasis de cuidado”, un concepto en el que están trabajando y consiste en grandes dormitorios para cuatro o seis personas con un estado de demencia muy avanzado que viven encamadas o que pasan la mayor parte del día en cama.  En un oasis de cuidado se comparte un espacio amplio (unos 15 m2 por residente).  En total cada Oasis puede atender a 7 u 8 residentes


Los asistentes al viaje se han sorprendido al oír hablar de dormitorios de cuatro o seis personas pero, los promotores del proyecto han indicado que llevan treinta años trabajando en la atención a personas con demencia y consideran que es lo mejor para ese perfil de usuarios.

Caminos por el jardín para que los residentes puedan deambular libremente

Un detalle relajante a los ojos y oídos

Todos los espacios unidos por rampas para que puedan moverse a su antojo

Detalle de la rampa

Una simple barra indica que no se puede pasar a la cocina





 Las rampas y caminos están por todo
Acostumbrados como estamos a oír hablar en España del Dementia Care Maping (DCM), alguien pregunta a Monika Schmieder, una de las técnicas que nos muestran el centro, si conocen y aplican esa técnica.  Su respuesta nos sorprende: “Lo hacían pero ya no.  En nuestro modelo no nos aporta mejora de la calidad”.  Nos explica que su modelo se basa en cinco aspectos:  Validación, activación cognitiva, kinestesia, estimulación basal y trabajo de los aspectos éticos del cuidado.


Me choca que una técnica que funciona con éxito en tantos países  y que, va ya por su octava versión pueda ser descartada pero después pienso que, con tantos millones de personas con demencia no es malo que existan diferentes técnicas y modelos que puedan prosperar en paralelo.    Cuando intento profundizar un poco más me encuentro con un interesante documento eninglés  en el que se analizan diferentes técnicas en personas con demencia y habla tanto de DCM como de terapia de validación.  Yo no veo que sean incompatibles. Al final surge una idea:  Quizás tendríamos que invitar a alguien de la residencia a venir a España para hablarnos de cómo trabajan en Sonnweid.
Un estanque en el jardín


Cuando se les pregunta sobre aspectos de funcionamiento vemos ratios altísimas (160 residentes, 220 personas trabajando), una facturación de 19 millones de Euros de los que el 75% es para pagar al personal).

Si hacemos un cálculo en plan, “la cuenta de la vieja”:  19 millones entre 160 residentes nos sale una facturación mensual por residente de 9.775 Euros.

Si tomamos el 75% de 19 millones y lo dividimos entre 220 empleados nos salen unos 5.400 Euros al mes de coste por empleado (sería una media, por supuesto).
Para hacer más familiar el jardín, ropa tendida (de aderezo)

Como en otra residencia nos han dicho que l salario de un a auxiliar es de unos 3.700 Euros al mes y el de una enfermera de 6.260.  Pues, parece que los números cuadran.  A un nivel estratosférico, pero cuadran.


Que la residencia funciona exitosamente parece indiscutible.  No sólo está a plena ocupación sino que se está construyendo una ampliación.


El matrimonio Schmieder, que dirige el centro, nos explica que en aproximadamente un año tendrán totalmente estructurado el nuevo modelo de oasis de cuidado y estarán encantados de venir a explicárnoslo a España. 

Se me ocurre organizar unas jornadas invitando a profesionales de algunas de las residencias más llamativas que hayamos visto durante los viajes geroasitenciales..


De momento,  aquí van algunas fotos  más de una residencia que nos ha gustado mucho a todos los asistentes. 




Autor del post:  Josep de Martí
Enlace relacionado:  En España también ha llegado la moda de los jardines terapéuticos y en el enlace se puede leer sobre ellos.