miércoles, 18 de abril de 2018

Se acerca el día del libro. ¡Todo el mundo a escribir para el certamen "Pienso en tí"!


El año pasado me llamó la atención una noticia según la cual una persona de 68 años, o sea, alguien que según el criterio popular es “mayor”, no había sido admitido en un prestigioso curso de escritura creativa por motivos de edad.

El caso fue relevante en Estados Unidos donde los baby-boomers, o sea, los que nacieron entre los cincuenta y sesenta del siglo XX, representan un importante número, muchos de ellos están jubilados y mantienen capacidad económica y ganas de hacer cosas.

La escuela de escritores se defendió diciendo que el relato que había enviado el candidato no había pasado las pruebas de calidad; éste a su vez criticó que en los últimos años ningún candidato de más de cincuenta años había sido aceptado en el curso al que aspiran 15 persona por plaza ofertada.

Como al evaluar las candidaturas los jueces no saben la edad ni el sexo del escritor, al final el buen hombre se quedó sin curso.

Lo que me supo mal de la noticia es que daba a entender que hay una edad a la que una persona ya no puede ser escritora, algo que se contradice totalmente con la realidad.

Certamen literario "Pienso en tí"


Y prueba de ello es el concurso literario “Pienso en ti” , convocado por  Sanitas Mayores  y dirigido a personas de todas las edades, relacionadas de alguna manera con el Alzheimer (familiares, profesionales, pacientes).

Una gran oportunidad para que todo aquél que se encuentre dentro del colectivo y sienta dentro el gusanillo de la escritura, le dedique un rato y presente su candidatura.  Sólo hay que escribir entre 3 y 15 páginas y enviarlas antes del 15 de junio de 2018 (bases completas del certamen).    Además, como premiarán 12 relatos que se publicarán en un libro, las posibilidades de ganar son mucho más grandes que en concursos con un único ganador.

Para los que, leyendo en principio de este post, piensen que alguien mayor ya no puede escribir algo que valga la pena, les recuerdo que Octavio Paz, premio Nobel de literatura, escribió y publicó con más de 80 años. Y sin necesidad de acudir a tan importante personaje, sólo hace falta darse una vuelta por las residencias de mayores en cualquier punto de España, para descubrir a hombres y mujeres que escriben historias, cuentos, relatos y poesías.

Hace poco conocí a Mariana Verónica Gaianu, una mujer interesantísima que trabaja como auxiliar en una residencia de Reus (Tarragona) y que dedica su tiempo libre a escribir relatos sobre la vida en el centro, aquí hay un ejemplo.  Quiero decir que también los profesionales pueden ser candidatos y que no hay que ser un gran escritor para poder inventar algo y contarlo de una forma que sea entretenida y enriquecedora.

Así que, ánimo.  Aprovechemos estos días en que se acerca la fiesta del libro y

¡A escribir todos y todas!